"Estamos con vos" asiste a un promedio mensual de 400 adultos y adultas mayores

El equipo se conforma por alrededor de 25 voluntarios y voluntarias que realizan distintas tareas.

24/06/2020

Desde el inicio de la cuarentena, el Municipio de Lanús cuenta con el voluntariado de “Estamos con vos”, conformado por un grupo de alrededor de 25 personas que hoy se encargan de realizar tareas destinadas a evitar que adultos y adultas mayores salgan de sus hogares. Además trabajan día a día en la contención mediante llamados o visitas en las que, ventana de por medio, se informan acerca del estado de abuelos y abuelas. En un promedio mensual, el equipo asiste a alrededor de 400 vecinos y vecinas.

Necesitamos que los abuelos se sientan en confianza”, resaltó la directora general de Relaciones con la Comunidad del Municipio de Lanús, Claudia Serapio, quien destacó que el objetivo de que el equipo sea relativamente chico  tiene que ver con saber quiénes visitan cada casa y evitar así que existan las estafas o la posibilidad de que alguien se haga pasar por una persona del Municipio, dado que en cada llamado se le informa al vecino o vecina quién irá a su hogar. “No somos un grupo grande pero somos un gran grupo”, enfatizó.

¿NECESITÁS AYUDA? Estamos con vos.

Si bien el voluntariado se conformó de manera formal en marzo de este año, sus integrantes ya venían realizando acciones con la población adulta mayor a partir de la entrega de botones de pánico. En ese entonces visitaban a vecinos y vecinas para dar consejos en materia de seguridad. Ese mismo tema despertó la alarma en el inicio de la cuarentena, cuando esta población se convirtió en blanco de posibles robos a través de engaños de falsos voluntariados. Tiempo después, la labor del programa “Estamos con vos” se canalizó a través de ese contacto ya existente, mediante llamadas al 0800-333-5268.

El equipo se encarga de realizar las compras de alimentos, productos de limpieza y otros artículos esenciales y medicamentos, pero además cumple otras funciones como por ejemplo ir a consultorios a buscar recetas, contactarse con médicos de cada asistido para ser así el nexo “virtual” para recibir recetas digitales en los casos de abuelos y abuelas que no utilicen tecnología, y funcionan como intermediario entre adultos y adultas mayores y comerciantes con el objetivo de lograr una cadena solidaria en la cual sea el propio comerciante quien le pueda alcanzar el pedido a domicilio.